diumenge, 14 de febrer de 2010

2 comentaris:

  1. Neuuuus que bonitoooo!!! qué ilusión!!

    ResponElimina
  2. pasa que, luego, los tiburones aprenden a moverse por las alcantarillas, devoran alguna tortuga, y de vez en cuando te salen por el retrete. Suerte que a los gatos les encantan los tiburones, sobre todo, la aleta. El mío siempre anda al acecho. Dicen que los que mejor cazan son de color blanco.

    ResponElimina